Ir al contenido principal

Entradas

Pero no llega

Escribir con la poca sangre que queda,
con los últimos rayos del Sol tratando de calentar las aceras,
con ese suspiro que dice "ya no puedes más".

Con la ilusión  muerta y
la mirada perdida.

Tantas historias,
tantas personas,
tantas voces
pero ninguna me llena.

Quiero un tiro en el pecho que me abra en canal,
a bocajarro
y me haga sentir vivo.

PERO NO LLEGA.



Entradas recientes

Coma, punto y aparte.

No se qué escribir a mil pies de altura
como tampoco sé que hago volando sin alas,
besando sin ganas,
sonriendo forzando la mirada
fijándola en todas partes menos ahí,
aquí,
ahora.
Creo que el corazón marca el ritmo
y yo solo lo sigo
con miedo a
perder el
compás. Pensar,
actuar,
todo viene y yo solo hago que bailar
casi siempre mal,
sin poder corregir el paso que hizo pisar
mis ganas de volar
para quedarme aquí,
perdido en la inmensidad de la arena
sin ser capaz
jamás
de llegar al mar.

05:30am (Inacabado, sin sentido)

Escribo esto a la luz de tu mirada, de tu recuerdo o los resquicios que me quedan de el, pues parece ser lo único que hace de llama que aviva mi alma, cada vez más fría, cada vez con menos ganas.
Mi coraza es un circo,
me engaño a mi mismo.
Estoy vacío.
Tantas fueron las sensaciones que me llenaron...
¿Donde quedaron?
Miro tu foto y acto seguido me miro al espejo,
caigo al suelo.
Recuerdo amigos,
recuerdo querer como nunca he querido,
a corazón abierto,
a gritos,
a contracorriente,
con todo,
contigo.


Perdido

Mirando al techo,
comiendo techo,
sangrando.

Pensando.

Silencio.

Pensamientos en el paredón de mi cabeza,
todos acribillados,
de luto toda esperanza,
todo pasa rápido,
en mi, lento y
es un drama que jamás se acaba
al despertar en cama
a la siguiente mañana.



Soy un defecto

Soy las ojeras del domingo por la mañana después de llegar a casa tras un sábado de fiesta,
 y que te afanas por ocultar.
También soy el pecho más pequeño que el otro que te tiene acomplejada cuando es lo normal.

Además,
soy las orejas que en cuanto puedas te vas a operar porque,
según tú,
las tienes un poco puntiagudas.

No te equivoques,
soy esa "barriga"por la cual no eres capaz de quitarte la camiseta y con la cual siempre estás de mal humor.

Ese culo que no sigue el canon,
que es demasiado plano;
pero no dices nada,
aunque te de reparo que se note.

Incluso soy esos dientes que crees que la gente evita mirar porque se  te ven cada vez que sonríes y que no están moldeados por esos mas que costosos aparatos.
Soy tu maldita costumbre de vestir como te da la gana pero que a a la gente no le gusta;
y por ello empiezas a cambiar,
renovar para ser como los demás.

Soy ese maquillaje que de noche busca confundir,
atraer a gente;
pero que,
a la mañana siguiente se difumina entre lá…

Retales I

Todo comienzo es un final encubierto,
toda cara tiene su cruz,
toda huida hacia adelante tiene sus cabos sueltos,
todo beso acaba clavándose al final
en forma de puñal.

INSPIRA,
Suelta todo el aire

despacio.

Elige,
vivir o morir quemado
por la angustia de no saber que hubiera pasado.

Aunque al final siempre te acaban apartando,
sin avisar,
sin parpadear.

Sin un adiós,
sin nada más que un silencio
cada vez más largo,
palabras con pausas cada vez
más
espaciadas.

Duele,
demasiado,
es imposible controlarlo,

y,

como estas líneas,
escritas a plazos,
a ratos,
a lágrimas,
cosidas con el paso del tiempo,
para así poder entenderlo.

Para así poder entenderme,
mi vida pasa,
pero se arrastra,
se queda en los huecos del eco de palabras pasadas,
sonrisas mustias que un día lo fueron todo.

Lo que me llenó un día,
ahora me vacía al poner la vista atrás.

Nada tiene sentido,
ni esto que lees,
ni lo que pienso.

Da igual,
al menos ya ha dejado de llover
por un momento.










15:05 pm

Sangre en mis manos,
soy yo contra el frío y duro asfalto,
yo contra la pared de algún maldito cuarto que me demostró que yo soy mucho más frágil y blando.
Mis pensamientos, delirios, no son más que palabras pesadas llenas de vacío que son lo contrario a lo que algún día el que teclea quiso.
Pero que más da.
Todo es igual.
Tu y un muro.
Tu contra todo hasta caerte exhausto,
muerto.
Vuelta a empezar.
De poco sirve tener algo dentro,
si para el resto es un jeroglífico incomprensible,
si es más fácil encerrarte en el más oscuro silencio que coger papel y bolígrafo para entenderlo.
No quiero.
Mira al otro,
que es un "yo" con diferente rostro.