Ir al contenido principal

06:28 a.m. (chaos)

Si he vuelto,
no ha sido para quedarme.

Nacemos muertos.

Es
pesada carga,
es
como ver el final de la película todo el día,
toda la semana,
toda la vida,
hasta que termina.

Y eso apaga,
quita toda la gana
de nada.

De todo.

Pero hay que sonreír,
vivir,
respirar,
inhalar aire y exhalar ganas de comerse
cada mañana.

¿No es así? ¿Para luego qué?

Para que el resto del tiempo te carcoman los mismos miedos,
para que el aire que te da la vida te queme luego por dentro.

Siempre a destiempo,
a pie cambiado,
perdido.

A nada encuentro sentido
mas, ¿Lo tiene a caso?

Qué importa eso,
si siempre que tiro la moneda
sale canto
y cuando no,
sale todo lo contrario.


Entradas populares de este blog

Frases.

Lo siento,
Te quiero,
Te echo de menos,
Me equivoqué,
Y un sin fin de frases hechas que quieren decir tanto...pero que pocos sabemos valorar. En parte, porque son frases demasiado devaluadas por su uso. Quién no habrá dicho un "lo siento" hasta la saciedad o hasta que le han mandado directamente a la mierda. Es un ejemplo. Me sigues, ¿no?. Por otra parte, pocos lo saben valorar porque son pocos los que son capaces de decir "te echo de menos" y cuando  lo dicen, lo escuchas como un balazo a bocajarro, a pecho descubierto. ME ECHAN DE MENOS. Lo piensas, no sabes muy bien que decir, ¿Qué significa?. ¿No lo sabes?. El ego y nuestra soberbia han desaparecido, se han esfumado y entonamos algo que odiamos, el himno de la fragilidad, cuya letra firma nuestra, hasta ahora escondida, capacidad de equivocarnos. Y si, sentimos. Y aunque hace un mes firmásemos un adiós con un café, a día de hoy puedo echarte de menos. Somos humanos, pero intentamos ser máquinas. No puede ser. No me…

15:05 pm

Sangre en mis manos,
soy yo contra el frío y duro asfalto,
yo contra la pared de algún maldito cuarto que me demostró que yo soy mucho más frágil y blando.
Mis pensamientos, delirios, no son más que palabras pesadas llenas de vacío que son lo contrario a lo que algún día el que teclea quiso.
Pero que más da.
Todo es igual.
Tu y un muro.
Tu contra todo hasta caerte exhausto,
muerto.
Vuelta a empezar.
De poco sirve tener algo dentro,
si para el resto es un jeroglífico incomprensible,
si es más fácil encerrarte en el más oscuro silencio que coger papel y bolígrafo para entenderlo.
No quiero.
Mira al otro,
que es un "yo" con diferente rostro.






Miedo a ser yo mismo

Miedo a hablar,
a callar, a gritar, a llorar.
Miedo a gustar,  miedo a no agradar.
Miedo a tomar decisiones,  miedo a estar parado mientras el reloj no para de hacer tic-tac.
Miedo a ser yo mismo mientras el resto parece tenerlo todo decidido,  controlado.

¿Soy diferente? 
¿Qué debo hacer? 
¿Qué debo no hacer?

Todo son preguntas en mi interior mientras el mundo me mira con los ojos de quien quiere intimidarme. A mí, a un manojo de nervios. A un NADIE. Porque a pesar de lo que me inculcaron en casa, en la escuela, en la televisión, en la radio...no voy a llegar a ser importante ni uno entre un millón y mucho menos mientras en mí impere esta maldita indecisión, pero tampoco quiero serlo. Quiero, simplemente, ser alguien que se mire al espejo cada mañana y se sienta orgulloso de tomar decisiones, de ser quien es, de arrepentirse de sus errores porque un día decidió dar un paso adelante y poner voz a sus deseos.
En mí reina el silencio  y no quiero.
El silencio me mata,  es una mano invisible que me arrastr…